Exfoliante casero

Exfoliante facial casero, recetas fáciles y rápidas

Belleza

Hoy en día todo el mundo conoce la importancia que tiene cuidar de la piel, después de tantos anuncios en la televisión y en las redes sociales, a nadie le cabe la menor duda de que en el mercado existen multitud de cosméticos para conseguir tener una dermis más bonita, rejuvenecida y con un aspecto mucho más atractivo.

Todos solemos caer siempre en comprar maquillajes, cremas y otros productos que nos prometen todo eso, pero ¿sabemos si realmente nuestra piel esta preparada para absorber esas propiedades?, para ello es imprescindible que ésta se encuentre completamente limpia.

La exfoliación es un punto esencial para conseguir que la dermis funcione de forma correcta, por lo tanto no la podemos dejar pasar por alto bajo ningún concepto, ya que será la función encargada de eliminar las células muertas de la piel, desobstruir los poros y retirar del rostro todas las impurezas que se acumulan en él cada día.

Pero esto no es lo más sorprendente que tengo que deciros en este artículo, si estáis interesados en el exfoliante pero no estáis muy conformes con los que encontráis, dejadme deciros que hay unas recetas muy sencillas para hacerlo en casa en menos de 5 minutos, ¿no es maravilloso?

Así que si estás interesado en la cosmética casera y quieres conocer como hacer este cosmético en casa, ¡este artículo te encantará!

Antes de comenzar os dejo por aquí un artículo con los mejores exfoliantes del mercado, de manera que podáis elegir aquellos que mejores resultados os ofrecerán: Los 5 mejores exfoliantes faciales. 

Para los amantes de la cosmética casera… ♥

¿Habéis oído alguna vez ese refrán que dice…»como en casa, en ninguno sitio»?, pues algo similar es lo que ocurre cuando hablamos de la cosmética hecha en el hogar, veamos porqué.

Es cierto que el refrán se está refiriendo al lugar en sí, es decir, cuando salimos unos días de casa y ya estás deseando volver porque realmente es donde más cómodo te sientes, pero depende del matiz o la intención que le pongas también puede venir al dedillo para el tema del que estamos hablando ahora.

Si paras un momento tu rápida vida y te sientas a recordar viejos tiempos, te recomendaría que te enfocaras en tu abuela y todas esas veces que la has visto hacer sus potingues en casa, el olor que desprendía a aceites esenciales, lavanda, canela, limón…

Hacia sus jabones, sus cremas, que le valían para todo, pues antes no existían tantos tipos de cosméticos como ocurre hoy. Eso era la plena esencia de la cosmética casera, que desafortunadamente poco a poco se fue perdiendo.

Pero gracias a diferentes movimiento y pensamientos, podemos ver como hoy en día hay muchas personas interesadas de nuevo en el mundo de la cosmética casera, algo que sin duda ha surgido a raíz de esa enorme desconexión con nosotros, con las cosas caseras, naturales y con esa falta de dedicarnos un ratito para el disfrute propio.

¿No sabes como exfoliar tu dermis?, en este artículo se explica como hacerlo con todo detalle: Cómo exfoliar la piel del rostro.

Exfoliantes caseros

¿Qué beneficios tiene hacer un exfoliante casero?

Sin irnos del tema de los exfoliantes, vamos a ver en que nos puede beneficiar hacer un producto de este tipo en casa, que seguro que para aquellos que no lo hayáis hecho nunca va a ser una gran sorpresa.

  • Resultados más efectivos

Muchos de vosotros puede pensar ahora mismo, «¿cómo va a ser más efectivo si son sustancias que hemos encontrado en casa y no estás comprobadas científicamente como efectivas?»

La respuesta a esa pregunta, si es que os ha surgido, es muy sencilla y si la pensamos bien hasta tiene su lógica, En la cosmética casera se utilizan sustancias naturales (a nadie se le ocurriría pasarse a esta técnica y seguir utilizando ingredientes artificiales y nocivos para cuidar su propia piel) y estas sustancias trabajarán de forma más afín a nuestra piel.

Nuestra piel es un órgano natural, por lo tanto si lo cuidamos con ingredientes naturales el resultado será mucho más verídico, real y duradero, además de mejores.

Si no sabes muy bien lo que es un exfoliante para la cara, seguro que este artículo te interesa: Exfoliante facial, ¿qué es y para que sirve?

  • Tiene un trato más respetuoso hacia la piel 

Por el mismo motivo anterior, es decir, por la naturalidad de los ingredientes, el trato hacia la dermis será mucho más respetuoso, calmado y suave. De esta manera todo el proceso en sí será mucho más agradable.

Es difícil que un producto a base de sustancias naturales desate alguna reacción, irritación o le de problemas a algún tipo de piel, por lo que de manera general también son mucho más adecuados para tratar todas las pieles sin importar el tipo de piel.

  • Respetuoso con el medio ambiente 

Cuidar del planeta se ha convertido en un acto que debemos hacer de forma obligada si queremos seguir disfrutando de lo maravilloso que es y de todo lo que la naturaleza es capaz de ofrecernos, por lo tanto una de las iniciativas principales es reducir nuestra huella y el impacto que somos capaces de crear con nuestro paso por la tierra.

Con el uso de la cosmética casera y la utilización de sustancias naturales, nuestro impacto se reduciría enormemente, ya que consumiríamos mucho menos y no sería necesaria la fabricación artificial de millones de productos al día.

  • Ahorro de dinero 

Hoy en día se calcula que gastamos más de 150 euros anuales en cosmética, lo que viene a ver más de 12 euros todos los meses de forma individual, por lo tanto aunque a veces no nos demos cuenta, la realidad es que estamos desembolsando dinero de forma elevada.

Hacer los cosméticos en casa suponen un gasto mucho más reducido, ya que la mayoría de los ingredientes que se utilizan son aquellos que tenemos por casa o los que se compran en las herboristerias y otras tiendas de ingredientes naturales, con un costo bajo y mucha cantidad.

Todo esto es lo que podríamos conseguir tan solo con hacer un exfoliante en casa, ¿no resulta sorprendente? ¡todos son ventajas!

Los puntos negros y las espinillas son dos aspectos que más rabia causan cuando los vemos, ¿quieres aprender a prevenirlos? ¡lee esta información!: Puntos negros y espinillas, ¿cómo prevenirlos?

Recetas de exfoliantes faciales caseros

Ahora que ya conocemos todos los beneficios que tienen hacer nuestro exfoliante en casa, ¿a qué esperamos para empezar con las recetas? ¡Vais a quedar sorprendidos con lo sencillos que van a ser los pasos para hacer el cosmético!

Exfoliante casero de Azúcar y Aceite

¿Cuánto dinero vamos a gastar en este cosmético? ¡nada, porque todo el mundo tiene estos ingredientes en casa!, el azúcar es la sustancia más económica y efectiva que servirá para eliminar las impurezas y células muertas de la piel que llevan más tiempo atrapadas en los poros de ésta.

El aceite por su parte ofrecerá esa hidratación y suavidad, para contrarrestar la agresividad del grano de azúcar, consiguiendo así que el proceso sea más respetuoso.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra o de aceite de coco

Proceso de preparación y aplicación

  1. Lo primero será mezclar los dos ingredientes, tanto el azúcar como el agua hasta crear una especie de pasta homogénea en la que se noten perfectamente los granitos de azúcar.
  2. Cuando la tengas tan solo tendrás que coger con tus dedos un poco de la pasta y pasarla por el rostro realizando masajes circulares, de esta manera irás exfoliando el rostro al completo. Practícalo durante al menos 1 o 2 minutos, recuerda no ejercer mucha presión.

¿No sabemos muy bien en que se diferencian un peeling y una exfoliación? ¡es muy sencillos!, conoce las principales desigualdades entre ellos: Las Diferencias entre Peeling y Exfoliante

Receta de azúcar y aceite

Exfoliante casero de Avena y Leche

La avena además de todas las propiedades que tiene a la hora de ingerirla, también cuenta con infinidad de estas a la hora de tratar la piel, es muy suave y ofrece mucha calma a la misma vez que desinflama la dermis.

Además de esto tiene grandes propiedades a la hora de eliminar la grasa del rostro, ya que es muy absorbente y a su vez aporta hidratación, por lo tanto no hay mejor opción que utilizar avena en tu exfoliante.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de avena en copos
  • 1/4 de taza de leche (si es vegetal mucho mejor, ya que no resultará tan grasienta y pesada para la piel)

Proceso de preparación y aplicación

  1. Lo primero que debemos hacer es verter los copos de avena en la leche vegetal y dejarlos absorber por 10 minutos, de esta manera se hincharán y se convertirá en una capa gruesa y pesada.
  2. Cuando haya transcurrido este tiempo, debemos coger los copos y ponerlos sobre la piel, dejarlo actuar por otros 10 minutos y finalmente retirar todo con abundante agua.
  • Recuerda que la leche vegetal tiene mucha menos grasa, por lo tanto es mejor opción siempre, sino también se puede utilizar el agua.

Los famosos comedones que ofrecen un aspecto tan apagado, ¿sabes como eliminarlos de tu cara?, aquí te lo explico: Comedones, ¿qué son y cómo eliminarlos?

Receta de avena y leche

Exfoliante casero de Café, Azúcar y Aceite de oliva o almendras

Este cosmético no solo aportará la función de eliminar las células muertas, las impurezas y demás, sino que además el café es ideal para tratar las ojeras, las bolsas y otras imperfecciones propias de un rostro cansado.

Ingredientes

  • 1/2 taza de café molido
  • 1/4 de taza de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite de oliva o de aceite de almendras

Proceso de preparación y aplicación

  1. Lo primero será verter el café y el azúcar en un recipiente y luego poco a poco ir vertiendo el aceite que hayas elegido, mientras lo vas echando hay que ir removiendo bien para que se forme una especie de pasta.
  2. Acto seguido hay que coger la pasta e ir pasándola por el rostro dando especie de masajes circulares durante al menos 1 o 2 minutos para asegurarnos bien de haber retirado todas las impurezas.

Receta de café

Después de ver todas estas recetas habréis podido comprobar que hacer un exfoliante en casa es de lo más sencillo y rápido de hacer, así que no lo penséis mucho más y poneos ¡manos a la obra!