Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora

Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora

Belleza

No importa la edad que tengas ni el tipo de piel que poseas, todas somos propensas a lucir un cutis opaco y sin ningún rastro de vida. Aunque sea común, puede evitarse y solucionarse fácilmente, es por ello que en este artículo vamos a recomendarte una rutina de belleza que resulta ideal para asegurar un rostro brillante e hidratado.

Además, aprenderás cómo hacer una mascarilla facial iluminadora, utilizando únicamente ingredientes naturales que poseen la capacidad de brindar los componentes necesarios para obtener una piel que posea los niveles perfectos de limpieza e hidratación. ¡Ponte cómoda que estas a un paso más cerca de lograr tu cutis de ensueño!

Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora

¿Cómo iluminar la piel del rostro?

La piel de nuestro rostro puede volverse opaca y sin vida si no realizamos una rutina facial completa y correcta que nos brinde todos los nutrientes que requerimos para así conservar su estado y salud en el nivel más idóneo posible. Es por ello que consideramos supremamente importante comenzar este articulo con una pequeña guía de los productos –mínimos- que debes utilizar en tu rutina de belleza.

Limpiar es el primer paso, si quieres conocer sobre las diferencias de limpiar y retirar el maquillaje, lee ¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

1.      Lava tu rostro con la loción adecuada para tu tipo de piel

Es necesario que laves tu rostro dos veces por día, en la mañana y antes de dormir. Así eliminarás todas las suciedades e impurezas que puedan obstruir tus poros y producir pequeñas molestias como lo son barros, espinillas o puntos negros.

Recuerda utilizar una loción que sea ideal para tu tipo de piel. Las necesidades de la piel grasa no son las mismas que presenta la piel seca, por brindar un ejemplo rápido. También si sufres de brotes de acné debes utilizar un producto que te ayude a controlar su aparición.

Haremos un repaso breve entre cada tipo de piel y la loción o jabón que puede resultar más útil para ti:

  • Piel seca. Lo mejor para ti es utilizar jabones o lociones hidratantes, que no arrastren la poca cantidad de sebo que produce tu piel. Busca productos que tengan una consistencia un poco más pesada o cremosa y en su composición cuenten con aceites esenciales que añadan hidratación.
  • Piel grasa. Las lociones tipo gel serán las más indicadas para ti, asegúrate de que contengan componentes que regulen la producción de grasa y sean antimicrobianos, para evitar y detener la aparición del acné. Pero, tampoco utilices una loción que deje tu piel opaca o reseca, ya que esto puede dañarla e incluso, lograr el efecto contrario. Ya que tu organismo buscaría producir el doble de grasa en ese caso.
  • Piel mixta. Lo ideal es que utilices jabones indicados para piel normal, o que tengan un pH neutro, así evitarás que las zonas secas se resequen más, y que las zonas grasas sean aún más brillantes.

2.      Aplica tónico o astringente

Lo principal que debemos tener en cuenta es que el tónico y astringente no son lo mismo. El tónico, ayuda a nivelar el pH del rostro, lo que resulta útil para mantenerlo en su nivel ideal, también hidrata y algunos pueden cerrar los poros.

Por otra parte, el astringente es recomendado para las pieles que produzcan un exceso de grasa, ya que ayuda a controlar su aparición, a su vez ayuda a remover microorganismos que puedan aumentar la aparición de acné y cierra los poros.  El astringente resulta perfecto para la piel mixta, si este es tu caso puedes aplicarlo en las zonas en las que produzcas una cantidad mayor de grasa y esta suele ser la zona T.

3.      Contorno de ojos

Este es un paso que suele ser el más olvidado por todas e irónicamente, es uno de los más importantes. La zona del contorno de ojos es la más delicada de nuestro rostro, esto gracias a que la piel posee un grosor mínimo y que no contiene glándulas sebáceas. Lo que ocasiona que sea el primer lugar en el cual suelen aparecer los primeros signos del envejecimiento y cansancio.

Debes escoger un contorno de ojos que solucione tus problemas. Si sufres de ojeras, puedes utilizar uno que contenga cafeína. Y si tu piel es madura o deseas difuminar o prevenir las arrugas, deberás aplicarte uno que sea más denso e hidratante.

Conoce las mejores rutinas de cuidado para esta zona tan delicada leyendo Cómo cuidar el Contorno del ojo

4.      Serum que se adecue a tus necesidades

Es momento del serum, un producto que, a comparación de las cremas hidratantes, logra penetrar a capas más profundas. Con él conseguirás nutrir a mayor profundidad tu piel, en este paso de tu rutina de belleza también es ideal que selecciones uno que se adecue a tus necesidades. Si sufres de manchas, puedes utilizar un serum de vitamina c que ayude a disminuir su apariencia.

Para pieles grasas, puedes utilizar ácido sacilico o niacidamina. Ambos permiten regular la producción de grasa y no son comedogenicos. Si, al contrario, tu piel es seca deberás optar por uno súper hidratante, puede contener aceites o el increíble ácido hiaulorinico.

5.      Crema humectante

Luego de aplicarte el serum de tu preferencia, es momento del humectante. ¿Alguna vez te has preguntado cuál es la diferencia de humectante e hidratante? Pues, es bastante sencillo. Los productos hidratantes son aquellos que tienen la capacidad de brindarle a la piel vitaminas y minerales para aumentar la cantidad de agua que contiene.

En cambio, el humectante tiene la función de actuar como barrera protectora para que dicha hidratación no se escape. En pocas palabras, protege el estado de la piel. Es necesario humectar nuestra piel para que así los productos que apliquemos puedan actuar con mayor profundidad y evitar que los agentes externos dañen nuestro cutis.

6.      Protector solar

El sol es un factor determinante en la salud y conservación de nuestra piel. Si la exponemos de manera irresponsable a los rayos UV podemos debilitarla, causarle manchas e incluso propiciar la aparición de enfermedades supremamente graves como el cáncer. Es por ello que es necesario que apliquemos protector solar en nuestro rostro. Así lo estaremos protegiendo y podremos aprovechar de la vitamina D que nos ofrece el sol.

No dejes para última hora la aplicación del protector solar, mientras más joven inicies lograrás retrasar los signos de envejecimiento, conoce de una excelente opción leyendo Protector solar mineral: Qué es y cuáles son sus beneficios

7.      No te olvides de exfoliar tu piel una vez por semana

En teoría, nuestra piel tiene la capacidad de eliminar por si misma las células y piel muerta. Pero, esto no es suficiente, es necesario una ayuda extra mediante la exfoliación. Así que una vez por semana deberás realizarla para obtener una limpieza profunda que te brinde instantáneamente luminosidad. Si sufres de acné, deberás ser más delicada en este proceso y escoger un exfoliante que ayude a detener su aparición.

8.      Utiliza mascarillas nutritivas e hidratantes

Las mascarillas son otra fuente increíble de hidratación y de nutrientes que ayudan a mejorar el estado y apariencia del cutis. Te recomendamos que una vez por semana le regales a tu piel unos minutos de desintoxicación y relajación para así obtener una apariencia más saludable. Tal como te hemos comentado al inicio del artículo, vamos compartir cómo hacer una mascarilla facial iluminadora casera, que aporte el brillo que tanto anhelas.

Beneficios de elaborar y utilizar mascarillas caseras

Beneficios de elaborar y utilizar mascarillas caseras

Puedes estar preguntando ¿Por qué voy a utilizar mascarillas caseras si puedo dirigirme a la farmacia y comprar una ya existente? Si es así, detente unos minutos y lee los beneficios que obtienes al realizar tu misma la mascarilla y por supuesto, al utilizar ingredientes caseros y de origen natural

–          Los ingredientes pueden conseguirse con mayor facilidad

No estamos hablando de componentes únicos de una región o de productos que suelen encontrarse a miles de km de distancia. En la elaboración de mascarillas caseras solemos utilizar ingredientes que podemos encontrar en nuestra despensa, y si no los tenemos, bastará con ir de compras al supermercado o farmacia más cercana, asegurándonos de que los encontraremos con total rapidez.

–          Resultan económicas y efectivas

Las mascarillas caseras son un total BBB. ¡Buenas, bonitas y baratas! Para su realización no precisaremos de grandes cantidades de dinero, por un precio bastante modesto tendremos al alcance de nuestras manos una gran cantidad de propiedades y componentes que sin duda alguna ayudarán a fortalecer y mejorar la conservación de nuestra piel desde las capas más profundas.

–          Ingredientes no tóxicos

Al utilizar ingredientes de origen natural, tendremos la certeza de que no le estamos aplicando a nuestra piel componentes dañinos o químicos desconocidos que suelen formar parte de las mascarillas convencionales que podemos encontrar en farmacias o tiendas. Las mascarillas caseras son otro increíble regalo de nuestra sabia madre tierra y sin duda, debemos aprovechar todo lo que esta nos ofrece.

–          No contribuyen al daño ambiental ni pruebas en animales

¿Sabes cuánto plástico suelen utilizar en el envasado de ciertos productos? ¿o cuantos animales sufren de maltrato en la realización de pruebas de laboratorios cosméticos? Pues, la cantidad es más elevada de lo que nos gustaría. Por lo tanto, recurrir a las mascarillas caseras son una excelente alternativa para colaborar en la conservación del medio ambiente y de luchar contra el maltrato animal, son pequeños pasos que pueden resultar significativos si todos nos unimos a la causa.

Remedios caseros que iluminan el rostro

Remedios caseros que iluminan el rostro

Para realizar correctamente las mascarillas debes incluir una serie de ingredientes que aporten luminosidad. Nosotras hemos traído especialmente para ti una lista que contiene nuestros favoritos y con los cuales hemos observado mayores resultados. Estos productos aportan limpieza e hidratación, que se traducirá en un brillo que puede llegar a encandilar, ¡anímate a probarlos!

1.      Yogurt

El yogurt es un increíble exfoliante natural que ayuda a remover todas las impurezas que puedan encontrarse obstaculizando nuestros poros, brinda brillo y luminosidad instantánea. Adicional, hidrata y suaviza, lo que resulta perfecto para las pieles secas o maduras que necesitan una mayor dosis de hidratación. Contiene vitamina A, D, B, proteínas y calcio.

2.      Zanahoria

En la composición de la zanahoria podemos encontrar múltiples vitaminas y minerales, antioxidantes y potasio. Que ayudan a eliminar las manchas que pueden ocasionar que nuestro rostro luzca opaco, también fortalece las células de la piel y le brindan una excelente hidratación que se visualiza en un tono luminoso y una suavidad indescriptible.

3.      Manzanilla

La manzanilla está siempre presente en cualquier remedio necesario para la salud, por supuesto que para aportar luminosidad a nuestro rostro también resultaría útil. Esta magnífica planta le suministrará a nuestra piel el equilibrio que requiere para lucir menos inflamada, mas lozana y brillante. Adicional, si sufres de ojeras o de poros abiertos, esto puede solucionarse añadiendo manzanilla a cualquier tipo de mascarilla.

4.      Agua de rosas

El agua de rosas es efectiva para aclarar la piel, difuminando manchas. Hidrata y tonifica el cutis, reparando las células para así propiciar su regeneración, lo que permite lucir una apariencia más lozana, fresca y humectada. Es un increíble ingrediente para añadirlo a las mascarillas caseras si deseas ofrecerte un détox o limpieza amigable que no dañe ni reseque tu rostro. Es delicada con todos los tipos de dermis, no irrita la piel sensible ni genera brotes.

5.      Avena

Si deseas observar un efecto rápido en tu piel, deberás utilizar la avena. Desde su primera aplicación podemos notar como nuestro rostro luce más iluminado, gracias a que remueve todas las células muertas que generan una apariencia sombría al rostro. Funciona como humectante y le brinda alivio a las pieles que sufren de afecciones como la dermatitis, rosácea o eccemas. Y como si fuera poco, aclara el tono progresivamente, lo que es útil si presentas algunas manchas que desees eliminar.

6.      Aceite de almendras

Ácido oleico, omega 3, vitamina E y algunos ácidos grasos son los componentes que convierten al aceite de almendras en uno de los más hidratantes que podemos encontrar en la actualidad. Ayuda a regenerar la piel, la hidrata y suaviza. Es un aceite perfecto para aportar brillo y resistencia, lo que dará como resultado un cutis sano desde adentro hacia afuera.

¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora

¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?

Luego de haber repasado los beneficios de realizar mascarillas caseras y de conocer los productos que le aportan luminosidad a nuestro preciado rostro, llegó el momento de fusionar todo este conocimiento y elaborar una poderosa mascarilla que limpiará e hidratará tu piel, para que esta luzca brillante y suave.

Mascarilla de yogurt, zanahoria y aceite de almendras

Para realizar esta mascarilla necesitarás la siguiente cantidad:

  • ½ taza de yogurt.
  • La mitad de una zanahoria mediana.
  • 3 cucharaditas de aceite de almendras.

El procedimiento para elaborarla correctamente, es el siguiente:

  • Primer paso, corta la zanahoria en pequeños trozos.
  • Segundo paso, añade el yogurt y la zanahoria en una licuadora.
  • Tercer paso, cuando ya ambos ingredientes se encuentren fusionados y la zanahoria se haya desecho en su totalidad, vierte la mezcla en un tazón.
  • Cuarto paso, añade las 3 cucharaditas de aceite de almendras y mezcla.
  • Quinto paso, es recomendable que esta mascarilla la apliques fría, así que colócala en la nevera durante unos 15 minutos. A su vez, esto le brinda el tiempo necesario a la mezcla para que se asiente.
  • Sexto paso, asegúrate de que tu rostro este completamente limpio y no se encuentre ningún resto de suciedad o maquillaje.
  • Séptimo paso, aplica la mascarilla con la ayuda de una brocha o con tus dedos, realizando leves movimientos para no maltratar la piel.
  • Octavo paso, deja actuar durante 25 minutos.
  • Noveno paso, pasado el tiempo enjuaga con abundante agua fría, hasta removerla completamente. No utilices jabón, ya que esto puede eliminar los nutrientes.
  • Décimo paso, aplica tu serum y crema humectante.

Esta mascarilla puedes realizarla una vez por semana, cuando sientas que a tu piel le falta brillo y suavidad. Es ideal para todo tipo de piel.

Mascarilla de agua de rosas con avena

La segunda mascarilla es igual de increíble que la anterior, necesitarás solo dos ingredientes que juntos se convierten en un estallido de luminosidad para tu piel. Ayuda a blanquearla y a hidratarla. Para su elaboración, necesitarás la siguiente cantidad:

  • 1 taza de avena.

Puedes utilizar avena en hojuelas o si lo prefieres, en polvo.

  • ½ taza de agua de rosas.

El procedimiento para su elaboración, es el siguiente:

  • Primer paso, en un tazón añade la taza de avena y ½ taza de agua de rosas, mezcla hasta obtener una consistencia un poco espesa. Si lo deseas, puedes mezclar los ingredientes en una licuadora.
  • Segundo paso, esta mascarilla también es ideal utilizarla fría, así que déjala reposar 15 minutos en el refrigerador.
  • Tercer paso, cuando ya esté fría, comienza a aplicarla en todo tu rostro, realizando movimientos circulares. Cerciórate de que, al momento de aplicarla, no mantengas restos de maquillaje o cualquier otro producto que pueda impedir que actúe correctamente.
  • Cuarto paso, deja actuar la mascarilla durante 25 minutos.
  • Quinto paso, remueve con abundante agua fría, hasta eliminar cualquier residuo.
  • Sexto paso, aplica tu serum y humectante de tu preferencia.

Esta mascarilla puedes utilizarla una o dos veces por semana, mientras más constante seas en su aplicación, mejores serán los resultados que observarás en tu piel.

El mundo de las mascarillas es bastante amplio, conoce más de ese fascinante mundo leyendo Mascarilla: guía de uso

Como has visto, solo necesitas una serie de cuidados adicionales para obtener una piel iluminada y con una apariencia completamente revitalizada. Añade alguna de estas mascarillas a tu rutina y notarás la increíble diferencia, ya tienes cada una de las pautas de cómo hacer una mascarilla facial iluminadora. Gracias por leer todas nuestras recomendaciones, ¡esperamos verte en el siguiente post!