Cómo tratar una quemadura solar

Cómo tratar una quemadura solar

Salud

Definitivamente sin el sol no podríamos vivir. Es el astro que conforma el centro de toda vida posible en nuestro planeta, y como tal, debemos aprender a convivir adecuadamente con él, ya que también hay riesgos de que las cosas vayan mal si no tomamos medidas y precauciones. A continuación, veremos la manera en que tenemos que actuar si llegamos a sufrir de una quemadura solar y de todo lo necesario que nos haga falta en ese caso.

Cómo tratar una quemadura solar

La salud proveniente del sol

Nuestra estrella ha sido testigo de los acontecimientos de la humanidad a lo largo de nuestra estadía. Culturas antiguas como la china, romana, egipcia y las precolombinas de América le rindieron su adoración, marcando los eventos de la cotidianidad acompañados de la luz eterna de esta estrella en su andar incesante.

Existe una práctica llamada helioterapia que consiste en la programación para recibir los rayos del sol, y que se ha empleado desde hace mucho tiempo en el campo medicinal, debido a las numerosas ventajas que brinda a la salud. Sin embargo, los recientes avances médicos, han sido los que de verdad le han dado una definición más clara de las ventajas que de hecho aporta.

Si quieres saber cómo comprar un protector solar, visita el siguiente link En qué fijarse a la hora de comprar un protector solar, según los dermatólogos.

El sol y su importancia

El sol y su importancia

La importancia del sol radica en el funcionamiento corriente de los seres vivos, inclusive les da pautas a las personas por el solo hecho de salir por el este y ocultarse por el oeste. El sol dicta los cambios cíclicos en los procesos del organismo que se dan cada día y que se definen por el cambio regular de luz y oscuridad, así como de calor y frío. Es por esto que, por el efecto que produce directamente en el funcionamiento del organismo, es necesario tomar en cuenta al sol en la salud.

Beneficios más importantes

Beneficios más importantes

La fuente primordial de la vitamina D es nada más y nada menos que el sol, debido a que, al surtir su luz sobre nosotros en la piel, la vitamina D se vuelve en un agente activo que es determinante en la fijación de calcio en nuestros dientes y huesos. Esta vitamina es muy importante ya que reduce la posibilidad de sufrir de osteoporosis en las personas adultas, y del raquitismo en los infantes, además de darnos fuerzas en nuestro sistema defensivo contra las infecciones.

La generación de serotonina se ve estimulada por causa de la radiación solar, y esto nos brinda un estado de bienestar, lo que significa que, si elevamos sus niveles por medio de una exposición controlada, vamos a experimentar un estado muy agradable. La luz solar también regulariza la generación de melatonina, que es una hormona que permite determinar las sesiones de sueño.

Con la radiación solar, sus niveles se reducen y nos ayuda a estar en estado de alerta, mientras que al haber oscuridad los niveles suben y experimentamos el sueño. Si de piel se trata, la luz del sol produce una leve reacción antiinflamatoria, lo que nos proporciona una apariencia saludable del tejido dérmico, y para añadir, la luz del sol nos aporta beneficios en el combate de la psoriasis y el acné.

Quemadura por la luz del sol

Quemadura por la luz del sol

La quemadura causada por el sol es cuando la piel presenta una coloración rojiza, en ocasiones acompañada con hinchazón y dolor, debido a la exposición prolongada a los rayos ultravioleta de nuestro astro rey. Dicha quemadura responde a un efecto agudo y apreciable de la sobreexposición a la luz UVB en específico. Este efecto dañino se puede clasificar de suave a grave, y eso variará según tu piel y el tiempo que estuviste al sol.

De acuerdo a las variables de la fuerza con que la luz UV penetra en nuestra atmósfera, el factor de riesgo de sufrir una quemadura, se incrementará mientras se cierra la distancia con el ecuador. Mientras más sea la latitud, la intensidad será más baja de la luz UV. Conforme pasan los minutos, la proporción de luz UV variará según el ángulo de incidencia de la luz solar. El factor riesgo aumenta a mitad del día, que es el momento en que el sol nos contempla desde justo arriba de nosotros.

El daño a la piel pudiese producirse bien sea por no utilizar bloqueador solar o porque no lo usamos correctamente, cosa que ocurre normalmente. Otra razón puede ser porque estamos tanto tiempo al sol que nuestra piel pasa el límite de tolerancia. Este límite dependerá de la genética personal de cada individuo. Este factor es conocido por fototipo solar, el cual define un tiempo personal de exposición sin sufrir quemaduras.

Síntomas de la quemadura solar

Síntomas de la quemadura solar

Los síntomas de las quemaduras solares son variables, acorde a qué tan graves son. La más leve de las quemaduras es el eritema del tipo solar, que es el enrojecimiento de la piel y que se prolonga por horas posteriormente al estar bajo el sol. En caso de que se incremente el tiempo bajo el sol, la quemadura se transformará en una de tipo grave, haciendo incluso que algunas ampollas se formen.

Dependiendo de la persona, también dependerán los síntomas. Posiblemente, la coloración rojiza no se haga evidente sino horas posteriores al inicio de la quemadura. Esta coloración, como mucho, se puede extender de medio día a uno entero. Las quemaduras leves por lo general, no producen otra cosa que un cambio menor en la coloración y ardor en las zonas críticas. Cuando las quemaduras son fuertes, entonces podemos esperar las ampollas y una visita al hospital.

Ahora bien, hay casos más graves donde se presentan la fiebre, las náuseas, la debilidad, los vómitos y el resfriado. Si son casos más fuertes, entonces veremos cómo baja la presión arterial, puede haber desmayos y una fuerte debilidad. Tan solo quince minutos bastan para que se produzca una quemadura solar, aunque sus efectos por lo general no se evidencian de inmediato.

Una vez sepamos que tenemos una quemadura por luz solar, es importante proceder pronto con el tratamiento adecuado. Este tipo de lesiones son capaces de producir efectos dañinos de por vida e incrementan las posibilidades de que el cáncer de piel se presente. Es fundamental entender que, la mejor forma de no sufrir debido a la quemadura por el sol, es evitando quemarse.

Algo más sobre los síntomas

Algo más sobre los síntomas

De forma general, las quemaduras solares comienzan después de cuatro a seis horas de haber permanecido bajo la luz del sol, llega a su punto más crítico al pasar de las doce a veinticuatro horas y empieza a reducirse tras unos los tres días. La gravedad de la lesión será proporcional al tiempo y a la hora en que estuvimos expuestos, además de la latitud, el grosor del manto de ozono, del clima, de la piel, etc.

Referente a las señales a observar, la primera fase se revela por la coloración de la piel a un tono rojizo, con inflamación, ardor y posible brote de ampollas. Después de esto, se van a formar costras, seguidamente la piel se descama y al final la sanación de la piel. Si la quemadura no es fuerte, solo se observará la inflamación, descamación y la coloración. Si tratamos con quemaduras más intensas, podría ocurrir que el sistema circulatorio colapse, además de los síntomas descritos.

Sin importar el tipo de caso, se debe tener presente que las señales se irán al cabo de varios días, pero el efecto dañino quedará. Se conoce como la memoria de la piel, y las lesiones provocadas por el sol, generarán una lesión en el ADN ubicado en las células del tejido afectado. Dichas células son capaces de sanar la lesión, pero si otra lesión ocurre en la misma área, ya no podría hacerlo. Lamentablemente, con el paso del tiempo, esto podría ser causante de cáncer.

Alivio para las quemaduras del sol

Alivio para las quemaduras del sol

Para aliviar el dolor de las quemaduras solares, se puede usar el ibuprofeno o antiinflamatorios sin esteroides. Lo más recomendable es tomar el medicamento de inmediato. También contamos con lociones con hidrocortisona, que alivia de forma similar que el ibuprofeno, y por otra parte, es necesario rescatar la hidratación de la piel con el consumo de agua.

Te invitamos firmemente a no reventar las pequeñas ampollas; ellas deben cumplir su ciclo de vida normal. Si se revientan accidentalmente, debes hacerles un lavado con una solución jabonosa de leve composición. Cuando la piel descame, coloca una toalla mojada o toma una ducha con agua a temperatura ambiente. En ocasiones hay agentes que son capaces de contaminar la piel. Un ejemplo de ello es la arena, la cual hay que retirar con un lavado leve para reducir el riesgo de que una infección aparezca.

Si quieres saber lo que es el protector solar biodegradable, visita el siguiente link Protector solar biodegradable

Debemos ser cuidadosos con los remedios que no son efectivos, como la mantequilla, que en vez curar, incluso pueden lastimar el tejido. En cambio, el gel de sábila o la loción humectante es lo apropiado. Un consejo muy sabio: mantente lejos del sol; la quemadura podría complicarse si recibe otra dosis de luz ultravioleta. La hidratación constante aliviará en gran medida la molestia de una quemadura solar, así que el agua te ayudará tanto consumida como refrescante directo.

Las cremas que contienen corticoesteroides son aplicables si la quemadura no es muy crítica; tras la aplicación, cúbrete del sol. Otro consejo importante es no usar productos con terminación en: caína, por ejemplo, la lidocaína. Esos productos son capaces de producir irritación o provocar una alergia. Uno de ellos es llamado benzocaína, y está asociado con una afectación muy delicada, consistente en la incapacidad de la sangre en transportar oxígeno.

Diagnóstico de la quemadura por el sol

Diagnóstico de la quemadura por el sol

Si se trata de una quemadura que no es de alta graduación, la consulta médica no es necesaria. Pero, si se observa señales de quemadura fuerte, necesitas ver a un médico. Insistimos en que lo mejor que se puede hacer es reducir al mínimo el tiempo que nos expongamos al sol; buscar sitios que tengan sombras, implementar el uso de gorras o sombreros, resguardar la vista con lentes de sol, no salir en el momento de más incidencia solar y claro está, el uso del bloqueador solar.

Preparación para asistir a consulta

Preparación para asistir a consulta

Muchas de las lesiones causadas por el sol se sanan por sí mismas. Contempla la probabilidad de seguir un tratamiento en casos de gravedad o cuando se repiten. Al ir a tu cita médica, previamente prepara un listado con las medicinas que tomes, incluyendo las vitaminas y las hierbas. Esto porque hay sustancias que intensifican los efectos de los rayos UV.

Las posibles preguntas que puedes hacerle al médico sobre la quemadura pueden ser como; ¿se pueden utilizar medicinas sin receta del médico? ¿A partir de qué tiempo se podrá ver que la piel mejora desde el tratamiento? ¿Qué tipo de medidas debo tomar en el tiempo de recuperación? ¿Qué tipo de cambio podría esperar en la piel? y otras por el estilo. Si el médico percibe algo que no va bien, podría remitirte a un especialista de la piel.

De todos modos, la consulta médica sería obligada en el caso de que se observe síntomas importantes de quemadura extensa, tales como aparición de ampollas, inflamación y ardor (primer grado) o síntomas de insolación como náusea, debilidad, escalofrío, estado febril. Si también observas que en varios días no se aprecian signos de mejoría o se presenta una infección, no lo dudes y acude al médico.

Remedios hechos en casa

Remedios hechos en casa

Hay numerosos ingredientes naturales y remedios para hacer en casa que son considerados efectivos, entre los que podemos encontrar: la crema de dientes, el vinagre, la sábila, el barro, la leche, etc. Sin embargo, ¿Qué tan efectivos son? ¿Se puede recomendar alguno de ellos? Los especialistas señalan al vinagre como el de mayor efectividad, debido a que el vinagre posee propiedades antibióticas, lo que ayuda a prevenir la infección al haber ampollas.

Los especialistas también mencionan al té verde; cuando se usa de manera tópica, ayuda a disminuir el enrojecimiento de la piel y aliviar el dolor. Asimismo, la manzanilla funciona bien en forma de compresas a temperatura ambiente, brindando alivio y su propiedad antibacterial. Sin duda, ingredientes que pueden estar en casa sin dificultad.

Por otro lado, la leche, con su contenido proteico y debido a la presencia de ácido láctico, ayuda a bajar la piel inflamada, promoviendo que las células se renueven. Ahora, los ingredientes como la mantequilla, el barro o la crema dental, deben estar fuera de toda consideración. Por ejemplo, la crema dental va a resecar la quemadura, y lo que se busca es hidratar la piel lastimada.

Respecto a la sábila, se le conoce sus facultades antiinflamatorias, suavizantes y cicatrizantes, muy apropiadas para tratar la quemadura solar. Sin embargo, hay que ser cuidadosos porque hay pieles que no reaccionan favorablemente a la acción de algunas plantas, ya que pueden sufrir de irritación o alergias. En cuanto a los demás remedios, realmente lo que ayudan es a aliviar los síntomas.

Cosmetología

Cosmetología

En este campo, la fitoterapia brinda una gran cantidad de componentes vegetales, usados hoy día en la elaboración de productos cosméticos que funcionan como calmantes. Por ejemplo, se puede disponer del aloe barbadensis, el cual ayuda a cicatrizar, a bajar la inflamación e hidratar. Además de tener propiedades que trabajan contra la luz UV.

La caléndula officinalis posee características similares al aloe y cuenta con un factor antiséptico. El Dexpantenol; igual. También contamos con otros componentes como: ácido láctico, urea, aceite de almendras, cera de abejas, etc. Y así podemos encontrar muchos ingredientes que aportan múltiples beneficios al tratar los efectos de las quemaduras solares.

Tomar el sol otra vez, ¿cuándo

Tomar el sol otra vez, ¿cuándo?

Con toda seguridad, apenas podríamos contener los deseos de disfrutar del sol una vez más, después de sufrir una quemadura, pero, no es recomendable sino después de varios días. Hacerlo implica ralentizar la renovación de la piel, además de producir inflamación e irritación; el área afectada necesita de un descanso para darle tiempo a la recuperación de la piel.

En caso de vernos en la necesidad de estar en un ambiente al aire libre, sencillamente usemos bloqueador solar de alto rendimiento, ropa fresca que tape áreas críticas y sombreros. Para que el resguardo se mantenga, es necesario aplicar el bloqueador cada cierto tiempo y en lo posible, no salir en el horario de mayor luz solar.

Si quieres conocer el protector solar mineral, visita el siguiente link Protector solar mineral: Qué es y cuáles son sus beneficios

En el agua con el sol

En el agua con el sol

El hecho de estar acostados tomando baños de sol por mucho tiempo en la playa no es lo único que podría quemarnos; también existe el riesgo mientras estamos en el agua, e incluso en la nieve. Esto se debe a que la nieve y el agua actúan como espejos que reflejan la luz UV, llegando incluso a quemar, aunque usemos protector solar.

La luz se reflejará de distintas maneras dependiendo de la superficie en la que caiga. Por ejemplo, el reflejo de la arena en la playa es de cerca de veinte por ciento de la cantidad de luz, en la grama es entre diez y veinte por ciento, en el asfalto corresponde al cinco por ciento y en la nieve encontramos un impresionante ochenta por ciento. Este es el motivo por el cual hay sitios que nos queman más que otros.

Conclusiones sobre el tratamiento de las quemaduras solares

Conclusiones sobre el tratamiento de las quemaduras solares

Tras disfrutar de un día soleado, es posible terminar con una quemadura solar si no se toman las debidas medidas. En caso de sufrir alguna, ya dispones de información de primera mano para el tratamiento adecuado. Debes prestar atención a los síntomas para actuar debidamente. Sana tu piel y ¡reencuéntrate con el sol!