Cómo hacer un limpiador facial casero

Belleza

Cuando hablamos de cuidado facial, la limpieza de la piel es lo más importante. Para poder hacerla correctamente, tenemos que contar con un limpiador facial de buena calidad. Si has tenido problemas con limpiadores comerciales, los limpiadores faciales caseros son para ti. En este artículo vamos a enseñarte cómo hacer un limpiador facial casero, usando varias recetas muy sencillas y económicas.

Cómo hacer un limpiador facial casero

Importancia de la limpieza facial

Nuestro rostro es lo que nos presenta ante el mundo es por ello que las mujeres siempre nos hemos esforzado en lucir una piel reluciente y sin imperfecciones. Lo anterior lo podemos lograr en establecimientos dedicados a la estética, con artículos que se consiguen en la farmacia o en nuestro propio hogar, haciendo uso de elementos naturales.

Esto cobra importancia porque todos los días nuestra piel está expuesta a factores externos que la van menoscabando poco a poco como el humo presente en el lugar donde vivimos, el sudor que nuestro cuerpo desprende, el cigarrillo, alimentos grasosos, comidas muy condimentadas, mucha tazas de café, el chocolate, etc.…

Teniendo en cuenta este panorama, limpiar nuestra piel dos veces al día cobra importancia. Conoce todo sobre este hábito leyendo lo siguiente ¿Por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?

Con respecto a algunos de estos elementos, las comidas altas en grasa y el chocolate exacerban la producción de sebo en nuestro cutis, lo cual puede ser un tremendo problema si tienes la piel grasa. Por otro lado, si fumas, deberías considerar dejar este mal hábito porque además de las perniciosas consecuencias que tiene para la salud, tapa los poros de la piel y confiere al rostro un color amarillo verdoso nada atractivo.

Tomando todo esto en cuenta, si no tomamos cartas en el asunto, luciremos un cutis con manchas, en ciertos casos acné y aspecto opaco pues las células de la dermis estarán siendo afectadas por este sin número de problemas. Es por ello que vale la pena invertir un poco de tiempo en preparar un buen limpiador facial casero.

Ventajas de un limpiador facial casero

Ventajas de un limpiador facial casero

Hay una gran variedad de artículos de limpieza facial en el ámbito comercial. No obstante, vale la pena intentar con alguna alternativa natural porque son menos costosas y no cuentan con químicos ni fragancias que pudieran irritar tu piel. Sus ingredientes son fáciles de conseguir, así que presta atención a las siguientes líneas y prepararte a renovar tu cutis.

Limpiador facial de vinagre de manzana

Limpiador facial de vinagre de manzana

Para dar inicio, esta es una opción eficaz y muy fácil. Vas a necesitar un poco de vinagre de manzana, una cucharada de agua y algodón para aplicar el limpiador. Quizá estés pensando que has utilizado el vinagre de manzana para limpiar algo en tu casa, entonces ¿qué beneficios puede traer a tu piel?

Este tipo de vinagre tiene capacidades antibacterianas, por lo que es ideal para purificar tu piel. Además, retira las células muertas y mitiga la apariencia de las manchas que puedas tener en tu cutis. Para emplearlo como limpiador, debes diluir el vinagre con el agua en un recipiente y empapar un algodón con esta preparación.

Deslízalo por tu rostro y mójalo con un poco de agua fría, para ayudar a cerrar los poros. Nosotros solo tenemos una acotación con respecto a este limpiador. Si tu piel no es muy grasa, no lo utilices todos los días porque el vinagre es un ácido que puede marchitar tu dermis y siempre colócate un humectante facial después.

Limpiador de tomate y pepino

Limpiador de tomate y pepino

Como debes saber, una de las verduras más populares en el universo de la cosmética natural es el pepino pues le brinda numerosos beneficios a tu cutis. Es un hidratante natural porque está compuesto en un 97% de agua y es también un astringente natural pues mantiene a raya el exceso de sebo. Por su parte, el tomate es capaz de limpiar tu piel y sellar sus poros, contribuyendo a que sufras menos acné.

Si deseas aprender sobre más elementos naturales para elaborar limpiadores faciales, no dudes en revisar este artículo Formas naturales de limpiarte la cara

Asimismo, minimiza el molesto brillo en el cutis ya que disminuye la exacerbación de la grasa. Para disfrutar de estas propiedades, lo que debes hacer es licuar un tomate de dimensiones pequeñas y la mitad de un pepino hasta que consigas una consistencia pastosa. Luego colocas esta pasta sobre tu piel y la dejas hacer efecto por 15 minutos.  Enjuagas con agua y listo. No hay contraindicaciones para usar este limpiador todos los días.

Limpiador de aloe vera y aguacate 

Limpiador de aloe vera y aguacate

Este limpiador está indicado para pieles secas porque tiene una base en aceite que puede exacerbar problemas en las pieles grasas o mixtas. Para obtenerlo, necesitas un gel hecho 100 % con aloe vera, el cual se consigue en cualquier farmacia, aceite de aguacate y aceite esencial de incienso o rosa mosqueta. Tomando en cuenta estos ingredientes, ¿qué bondades puede gozar mi piel?

En primer lugar, el aloe vera  tiene la capacidad de retirar las células muertas, aumentando la salud de la dermis. Asimismo, la deja mucho más suave al tacto y la humecta. Por otro lado, el aceite de aguacate humecta la piel, reduce cualquier tipo de inflamación y mitiga los signos de la edad gracias a la presencia de ácidos grasos, como el Omega 3.

Es posible que el aceite esencial de incienso sea nuevo para ti. Es un tremendo aliado si tu piel tiene la tendencia a resecarse pues equilibra la producción y disimula cualquier arruga que tengas. Entonces estamos ante un limpiador capaz de purificar la piel e hidratarla. Para prepararlo, hay que mezclar todos los ingredientes en un recipiente.

Cuando tengas una mezcla homogénea, moja tu piel con agua fría y aplica la mezcla con tus manos, haciendo un suave masaje con tus dedos. Después de unos minutos, remueve la mezcla con más agua. Notarás que tu piel estará súper suave y radiante.

Si lo prefieres hay opciones comerciales que merecen la pena, echa un vistazo en: Mejores limpiadores faciales 🧽💧

Limpiador antiinflamatorio de miel y té verde  

Limpiador antiinflamatorio de miel y té verde

Aquí necesitas un poco de miel, algún aceite esencial de tu preferencia y té verde. Este último es sumamente famoso en el ámbito de la salud y belleza, pues tiene propiedades antibacterianas gracias a la presencia de catequinas, eliminando impurezas y bacterias. La miel es también muy renombrada entre médicos y cosmetólogos pues contiene encimas que sacan cualquier tipo de toxina que tengas en la piel.

De igual mano, es un exfoliante suave ya que tiene azúcares naturales que sacan las células muertas. Si tu rostro es seco, no debes preocuparte porque conserva su humedad natural al mismo tiempo. En cuanto al aceite esencial, te sugerimos el de camomila si tu piel es seca o el de árbol de té, si el exceso de grasa es tu mayor preocupación estética.

Por añadidura, puedes usar este limpiador en un método de belleza coreano muy popular últimamente. Aprende todo sobre él leyendo lo siguiente Doble limpieza facial: qué es y qué beneficios tiene

Para iniciar la preparación, prepara té verde y lo combinas con los demás ingredientes. Cuando estén bien mezclados, humedece un poco tu piel. Ahora distribuye la mezcla por tu rostro, regalándote un masaje.  Después de un rato, retira el limpiador con agua y seca suavemente tu cara.

Limpiador facial de arcilla y avena

Limpiador facial de arcilla y avena

Si usas un jabón corriente de tocador, es muy probable que tu piel quedé irritada pues está lleno de perfumes y químicos. Sin embargo, si te decantas por un limpiador preparado con arcilla, avena, aceite esencial de lavanda, almendras y flores secas, esas molestias serán cosa del pasado. En las siguientes líneas vamos a explicarte los regalos que estos ingredientes le brindarán a tu piel.

Primeramente, la arcilla favorece el retiro de células muertas, por lo que facilita la limpieza del cutis. Además, mejora la flacidez de la piel, por lo cual es perfecto si eres una mujer madura. En lo que respecta a la avena, ejerce una ligera exfoliación y ajusta la grasa de la piel, en caso de que se produzca demasiada gracias a que posee un aspecto granulado. Además, la avena posee líquidos que hidratan la piel de forma equilibrada.

Las flores secas, como la caléndula y la rosa, calman la piel y la regeneran. Las almendras favorecen el mantenimiento de la humedad natural del cutis y el aceite esencial de lavanda es un excelente antimicrobiano, por lo que cura la dermatitis, acné y todo tipo de infección. También previene los signos del envejecimiento y disimula cicatrices.

En cuanto a la preparación, vamos a necesitar ¼ de taza de arcilla, ¼ de taza de avena entera, 1 cucharada de flores secas, 2 cucharadas de almendras y unas cuantas gotas de aceite esencial de lavanda. Lo  primero que hay que hacer es meter las flores secas, las almendras y la avena es un moledor hasta que consigas un polvito.

Luego pasa este polvo por un colador, para deshacerte de los trozos que no se hayan molido. En otro envase, ve mezclando el aceite de lavada y la arcilla en polvo con una cuchara de madera. Como próximo paso, combina todos los elementos, para tener un polvillo. Ahora colócalo en un envase de vidrio con tapa y consérvalo en un sitio fresco.

En el momento de emplearlo en tu piel, toma un poco e intégralo con agua hasta que tengas una pasta. Moja un poco tu piel  y ponte  la mezcla con un masaje. Luego de unos minutos, saca todo con agua y retira el agua con una toalla. Puedes usar este limpiador todas las noches, antes de irte a la cama.

Te puede interesar leer: Mejores limpiadores faciales para hombres 👨🏽🧼

Limpiador facial con harina de avena

Limpiador facial con harina de avena

En este caso, requerimos ½ taza de harina de almendra, ½ taza de harina de avena y según tu tipo de piel leche, agua de hamamelis, jugo de limón o agua. En lo que respecta a los dos ingredientes principales, la harina de almendra tiene una propiedad exfoliante así como la avena, como vimos con el limpiador anterior.

Cuando vayas a usar este limpiador, ten siempre en cuenta la importante información que tenemos para ti en esta publicación Errores que estás cometiendo al lavarte la cara

Al momento de fabricar el limpiador, integra las dos harinas en un envase y sacúdelo para hacer una buena combinación. En este punto, puede ser una buena idea añadir un aceite esencial, con la finalidad de mejorar el acabado de nuestro limpiador. Vamos a sugerirte algunos dependiendo del tipo de piel.

Si tu cutis es mixto, agrega a las harinas 2 cucharadas de camomila molida, 2 cucharadas de harina de maíz y unas gotas de aceite de lavanda. Si, por el contrario, tu piel es seca, volveremos a usar el aceite de lavanda, 2 cucharadas de caléndula molida y leche en polvo. En el caso de la piel grasosa, utilizaremos aceite esencial de romero, 2 cucharadas de sal marina y pimienta molida.

Después de haber elegido tu combinación, vamos a escoger la parte acuosa de nuestro limpiador. Te daremos varias opciones según tu tipo de piel. Si tu rostro es seco, lo mejor es emplear yogur, nata o leche. Cualquiera de estas opciones es un producto lácteo el cual repara los tejidos de la piel y la humecta.

Por otro lado, si tu cutis es graso, es mejor decantarse por el agua de rosas pues mejora la cantidad de grasa que aparece en nuestra piel, haciendo que luzca un aspecto menos brillante y más agradable. En contraposición a esto, si disfrutas de las bondades de una piel normal, la infusión de menta puede funcionar pues es un buen antiséptico, eliminando impurezas y suciedad.

Luego de haber escogido la parte líquida, enjuaga tu rostro con agua y coge un poco de limpiador. Ahora agrega el líquido que hayas elegido y mezcla hasta que tengas una especie de pasta. Coloca la pasta en tu piel, haciéndote un masaje con movimientos circulares, sin tocar el área del contorno de tus ojos.  Finalmente, retira todo con agua fría, seca suavemente con una toalla y colócate un poco de crema humectante, para ayudar a conservar la humedad de la piel.

Limpiador facial tipo espuma

Limpiador facial tipo espuma

Esta alternativa es idónea para todo tipo de cutis pues su consistencia espumosa limpia suavemente pieles grasas, normales, mixtas o secas. Para esto vamos a necesitar 2/3 taza de agua destilada, ½ cucharadita de aceite de coco y 1/3 taza de jabón de castilla. Con respecto a estos ingredientes, el aceite de coco es un buen antiséptico pues gracias a la presencia del ácido caprílico y láurico, se combaten bacterias e impurezas.

El jabón de Castilla es un producto elaborado solamente con grasa vegetal que suele ser integrado con aceite de ricino, aguacate y coco. Es un excelente limpiador facial pues sabrá eliminar cualquier impureza. Por último, el agua destilada es aquella que ha sido tratada para retirarle cualquier resto de suciedad, para tenerla lo más pura posible. Ahora debes combinar estos elementos y limpiar tu cara con esta preparación en la mañana y noche.

Siempre es bueno complementar la limpieza facial con un tónico. Aprende todo sobre este producto en este artículo Para qué sirve un tónico

Limpiador facial para cutis grasoso

Limpiador facial para cutis grasoso

Si tu piel es grasosa y proclive al acné, te recomendamos usar este limpiador que regulará el sebo y combatirá los microrganismos causante del molesto acné. Requerirás ¼ taza de vinagre de manzana, aceite esencial de árbol de té y ½ taza de miel. Ya hemos hablado sobre el vinagre de manzana y la miel pero no del aceite de árbol de té.

Este aceite esencial es un genial antimicrobiono, por lo que purificará tu cutis profundamente. Si tienes problemas de acné, es posible que este aceite sea la solución que estabas buscando, pues cura los granitos y elimina el exceso de grasa. Para que puedas disfrutar de él, debes combinar bien todos los ingredientes y ponerlo en tu cara húmeda, haciendo delicados masajes. Enjuaga y aplica una crema hidratante.

Limpiador facial indicado para pieles secas

Limpiador facial indicado para pieles secas

Si limpiar tu piel es a veces un desafío para ti, un limpiador facial que sea capaz de limpiar y humectar es lo que necesitas. Lo mejor de todo es que lo puedes lograr en casa. Necesitas tener a la mano jabón de Castilla, aceite esencial de lavanda, aceite de almendras y agua destilada. A lo largo del artículo, hemos descrito casi todos estos ingredientes, menos el aceite de almendras.

Es un aceite indispensable en la cosmética natural porque mejora los niveles de humedad en la piel gracias a la presencia de ácidos grasos. Lo anterior también ayuda a retrasar los signos de la edad. Para hacer uso de él, combina todos los ingredientes y empléalo en tu piel como hemos ido indicando con los demás limpiadores. Es ideal para utilizarlo todos los días.

Limpiador facial básico

Limpiador facial básico

Para esta variante, vamos a necesitar aceite esencial de lavanda, ¾ cucharadita de aceite de almendras, ¼ taza de té de manzanilla, aceite de vitamina E y un ¼ taza de jabón líquido de Castilla. En referencia a los componentes, la manzanilla es excelente para purificar, cerrar los poros y mejorar la apariencia del cutis en general.

El aceite de vitamina E salvaguarda las células de la oxidación, la cual es responsable del envejecimiento de la piel. Además, favorece la eliminación de espinillas. En cuanto al proceso de elaboración, debemos hacer un té de manzanilla y dejar que se enfrié. Luego le integramos el resto de los ingredientes en un recipiente de vidrio o en un rociador. A continuación la aplicamos en el cutis como hemos venido aprendiendo.

Como hemos venido usando ingredientes naturales, un tónico hecho con componentes naturales sería ideal. Aprende cómo hacer uno aquí Cómo hacer un tónico facial casero

Como hemos visto a lo largo de este artículo, existe un limpiador facial casero para todo tipo de piel. Solo debes estar segura de cuál tipo de piel tienes y escoger el que mejor se adapte a tus necesidades. Así que toma nota y prepárate para lucir una tez completamente renovada y purificada de forma natural.