Todo lo que necesitas saber sobre el protector solar

protector solarSé que acabas de sentarte a leer este artículo esclarecedor, pero antes de seguir adelante, deténte. Levántate, vete hacia el baño o donde sea que guardes tu protector solar y echa un vistazo a la botella.

Lee la lista de ingredientes en la parte posterior. Lee los términos y los eslóganes que aparecen en el anverso. ¿Sabes lo que significan, o cuál es su papel a la hora de proteger tu piel de los rayos del sol?

¿No? No eres el único. Por eso estoy aquí, para ayudarte a comprender lo que estás utilizando.

Lo que sigue es un manual de protección solar porque, aunque ya sabes que debes usar el SPF regularmente, entender exactamente lo que te estás poniendo en la piel y cómo funciona, puede ser la diferencia entre saber que debes hacer algo, y realmente hacerlo.

Filtros físicos vs. químicos

Lo primero es lo primero: entender que hay dos tipos de protección solar.

Los filtros solares físicos (también conocidos como filtros minerales) crean una barrera real entre tu piel y el sol al asentarse justo encima de la epidermis.

Son como un escudo protector que se sitúa entre tu piel y los rayos UV. Los físicos suelen ser ligeramente más opacos que los químicos.

Estos son los que suelen incluir los protectores solares ecológicos.

En cambio, los filtros solares químicos se hunden en la piel y absorben los rayos UV, luego los convierten en energía (calor) que es menos dañina para la dermis.

Ingredientes activos vs. inactivos

Una vez más, hay dos tipos de ingredientes que se encuentran en los protectores solares, y todos están listados en el INCI.

Como su nombre indica, los ingredientes activos son los que realmente realizan el filtrado UV y protegen nuestra tez de los rayos UV, mientras que los ingredientes inactivos son los extras, como la loción que transporta los ingredientes activos para que puedas esparcirlos por todas partes.

Tanto los ingredientes activos como los inactivos pueden ser físicos, químicos o una combinación de ambos, todo depende de la fórmula.

UVA vs. UVB

El sol es una estrella multifacética, y por lo tanto puede afectarnos de múltiples maneras, sobre todo con los rayos UVA y UVB.

Los primeros, los rayos UVA, penetran más profundamente en la dermis. Estos son los que pueden causar arrugas, envejecimiento prematuro y manchas. También aumentan los efectos cancerígenos de los rayos UVB y cada vez más se consideran una causa de cáncer de piel por sí mismos.

Los segundos, los rayos UVB se dirige a la capa superior de la piel, la epidermis, y son responsables de las quemaduras solares.

Como ambos tipos de rayos están incidiendo en tu tez en todo momento, necesitas una protección solar que pueda bloquear ambos.

Por eso debes asegurarte de que en el envase se especifique que el producto es de amplio espectro, es decir, que puede bloquear o absorber tanto los rayos UVA como los UVB.

Esto se puede ver claramente en el envase del gel solar de Nezeni Cosmetics, uno de los mejores bloqueadores que he probado. 

tomar sol

Qué es el SPF

SPF significa «factor de protección solar», y mide la protección de tu pantalla solar contra los rayos UVB.

Piénsalo de esta manera: Si tu tez se quema normalmente después de 10 minutos de exposición al sol, la aplicación de un protector solar FPS 15 te permitirá permanecer al sol sin quemarte durante aproximadamente 150 minutos (un factor de 15 veces más, por lo tanto FPS 15).

Sin embargo, no es una estimación exacta. Además, el SPF no mide cómo de bien una crema solar protege de los rayos UVA.

Los tipos de tez más oscura pueden utilizar un nivel más bajo, como el FPS 15, ya que tienen más melanina en su epidermis, lo que les da cierta protección.

Sin embargo, lo más recomendable para todo el mundo, según los dermatólogos, es que empiece con un FPS 30. Es posible que la piel más oscura no se queme tan fácilmente como la tez clara, pero aún así corren el riesgo de sufrir daños en la dermis por la exposición al sol.

El FPS 30 es el nivel más habitual para la mayoría de las personas y tipos de piel. Ningún protector solar puede bloquear todos los rayos UV, pero lo que sí sabemos es que: el SPF 15 bloquea el 93% de los rayos UVB, el SPF 30 bloquea el 97% de los rayos UVB y el SPF 50 bloquea el 98% de los rayos UVB.

Por lo tanto, la diferencia entre el 30 y el 50 es de aproximadamente un 1 por ciento.

Pero toda protección adicional puede ser beneficiosa si pasas mucho tiempo bajo el sol directo, o si te pones poca cantidad; así que cuanto más alto sea el número, mejor.

A menudo existe una falsa sensación de seguridad con los números altos. La gente piensa que al usar un SPF más alto, es invencible al sol, y ese no es el caso.

La mayoría de nosotros también olvidamos que el SPF sólo está en su nivel activo durante unas dos horas, por lo que hay que volver a aplicarlo a menudo.

Ingredientes más habituales

Ahora, a lo bueno. Esta es una lista de los ingredientes más comunes que encontrarás en los protectores solares, tanto físicos como químicos.

Asegúrate de leer cuidadosamente la lista de ingredientes antes de decidirte por un producto, hacerlo podría ser la diferencia entre un día agradable en la playa, o una quemadura solar intensa.

Avobenzona: Uno de los únicos filtros químicos que pueden proteger contra los rayos UVA y UVB. Sin embargo, puede ser un poco inestable, especialmente cuando se expone a la luz solar (irónico, ¿verdad?), así que asegúrate de que en la lista se incluya también un filtro físico para garantizar la protección.

Octinoxato: Uno de los bloqueadores químicos UVB más populares. Lo encontrarás en una amplia gama de protectores solares convencionales. Dicho esto, la exposición prolongada a la luz del sol puede cambiar la estructura química de este ingrediente, haciéndolo menos efectivo.

Octisalato: Otro filtro químico UVB que también se degrada levemente por la exposición a la luz solar, y por lo tanto, necesita estar emparejado con otro ingrediente bloqueador de UVB para proteger eficazmente la piel.

Octocrileno: El filtro químico UVB más estable del mercado. Dicho esto, puede causar reacciones tópicas e irritaciones si tienes una tez particularmente sensible, así que utilízalo con precaución.

Oxibenzona: Otro bloqueador químico de amplio espectro (aunque sólo protege contra los rayos UVA cortos, así que asegúrate de que haya otros ingredientes en la lista).

Un ingrediente bastante común, pero cuidado: la oxibenzona es altamente problemática para los arrecifes de coral del mundo, y además es un disruptor endocrino y potencialmente tóxico para el cuerpo humano.

Dióxido de titanio: Un ingrediente físico y mineral que protege contra ambos tipos de rayos UV, lo que lo convierte en un bloqueador de amplio espectro. Casi seguro que encontrarás dióxido de titanio como uno de los primeros ingredientes en la lista de los protectores solares minerales.

Óxido de zinc: El favorito de los puristas de los protectores solares, el óxido de zinc es una opción física altamente estable y de amplio espectro (rayos UVA de onda corta y larga, y UVB).

Si no te gusta el aspecto blanquecino que dejan en la piel los protectores solares, opta por un producto que contenga nanopartículas de óxido de zinc, que se mezclarán mejor con la piel.

También deberías tener en cuenta tu tipo de piel, así que no te pierdas este artículo para elegir bloqueador solar teniendo en cuenta este detalle

¿Cómo elegir un protector solar? Echa un vistazo a este ranking con las mejores opciones que hay ahora mismo en el mercado