Cómo hacer un serum facial casero

aceite hidratanteHe estado utilizando este serum facial casero en lugar de una crema hidratante durante años y me encanta. Por eso he querido compartir mi receta con todos vosotros.

En la adolescencia (y más allá) tuve problemas de acné, y la idea de ponerme aceite en la cara iba en contra de todo lo que me enseñaron.

Pensaba que lo que necesitaba era secar mi piel todo lo posible. Incluso me ponía pasta de dientes en cualquier granito (¿alguien recuerda haber probado eso?), usaba tónico astringente a diario, no me hidrataba el cutis, y usaba un limpiador de azufre que eliminaba cualquier tipo de lípido de mi tez.

Pero desde entonces he aprendido mucho más sobre el cuidado de la piel, la diferencia entre serum y crema, y cómo la dermis realmente necesita su dosis de grasa para lucir espléndida. Si la despojas de toda grasa, va a reaccionar produciendo más, y así es cuando se forman los brotes.

Pero una vez que empece a usar un serum para la cara a base de aceite, ¡vi una gran mejoría en mi cutis!

Como me gusta hacer las cosas por mi misma, investigué qué es, cuáles son sus beneficios, y como podía hacer un serum casero. Encontré este con jojoba y rosa mosqueta, y desde entonces no uso otro. Esta versión casera es incluso mejor que los productos super caros que usaba antes.

Hidrata la cantidad justa, no deja ningún residuo aceitoso y huele de maravilla. Honestamente, mi tez nunca ha estado mejor desde que cambié a una rutina totalmente DIY. Además, ¡es 100% libre de toxinas!

La jojoba imita el sebo de la dermis mejor que cualquier otro portador, y la rosa mosqueta es maravillosa para cualquier cicatriz o mancha solar.

Receta casera de suero facial

Vas a necesitar:

  • 10 gotas de aceite esencial de incienso (increíble para el antienvejecimiento)
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol del té (excelente para el acné)
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda (calmante)
  • 1 cucharadita de vitamina E pura
  • Aceite de jojoba
  • Aceite de Rosa Mosqueta
  • Frasco de vidrio con gotero de 30 ml. Me gustan los de color ámbar oscuro o azul, ya que así protegen el contenido de la luz del sol

Muy bien, manos a la obra:

  • Paso 1: Empieza añadiendo los aceites esenciales en el frasco.
  • Paso 2: Después añade la vitamina E. Tiene la consistencia un tanto pegajosa, así que es un poco difícil medirlo. Es importante que sea puro, no uno que haya sido mezclado con otro tipo de aceite, pues vamos a añadir otros para mezclarlo, así que solo queremos vitamina E.
  • Paso 3: Incorpora los aceites portadores. Hago una proporción de 1:1 entre el de jojoba y el de rosa mosqueta porque funciona bien para mi tez. En vez de medirlo, simplemente los vierto directamente en el frasco gotero. Mitad jojoba, mitad rosa mosqueta.
  • Paso 4: Una vez lleno hasta el tope, coloca la tapa e inviértalo suavemente para mezclar todos los ingredientes. Esto lo tienes que hacer cuando lo vayas a usar, para mezclar todo el contenido.

¡Hecho! Ahora ve y usa tu serum y dime lo increíble que se siente y se ve tu piel. ¿Quieres saber cómo aplicarlo? Pues no te pierdas este artículo

¿Por qué he utilizado estos ingredientes?

Me encanta el aceite de jojoba, pues imita a las grasas naturales y el sebo de nuestra dermis mejor que cualquier otro producto. Por eso es tan recomendado para su uso en la cara. No importa cuál sea tu tipo de piel, yo apostaría que la jojoba funcionará bien en tu rostro.

Además de ser profundamente hidratante, también tiene la capacidad de bloquear la humedad en la tez, por lo que sigue sintiéndose hidratada durante todo el día. La jojoba también actúa como una barrera y protege la tez de los elementos externos, y es antibacteriano, por lo que ayuda a combatir el acné.

Por su parte, el de rosa mosqueta tiene betacaroteno natural, vitaminas A, C y E, y ácidos grasos que son excelentes para la piel. 

Lo que más me gusta de este ingrediente es que repara y regenera la epidermis para que luzca más radiante. También ayuda a protegerla de los rayos del sol, ilumina y es antienvejecimiento. 

Puedes probar otros aceites portadores y ver lo que funciona mejor para tu tipo de piel (semilla de uva y semilla de zanahoria son otros dos productos que son excelentes para la cara).

La vitamina E es increíble para el cutis. Reduce las cicatrices, las arrugas y te proporcionará una tonelada de hidratación. Es un ingrediente espeso y pegajoso. Asegúrate de que estás comprando vitamina E pura, no algo que se haya mezclado con otros aceites.

Hay muchos aceites esenciales que son increíbles para la cara. Personalmente he encontrado que la combinación de incienso, árbol del té y lavanda funciona muy bien.

El de incienso es un poco caro, pero lo vale totalmente. Tiene montones de beneficios increíbles, pero para la piel en particular, el incienso es antiinflamatorio, antimicrobiano y el olor es muy edificante.

Sin duda alguna mi favorito es el de lavanda, hay un millón de maneras de usar la lavanda, pero para la piel es genial porque ayuda a combatir el acné y las cicatrices, y el olor es calmante y mejora la concentración.

El último de nuestra mezcla es el del árbol del té, es maravilloso porque de nuevo, es uno de esos ingredientes que ayuda con el acné, pero también ayuda a equilibrar las hormonas y las emociones. 

Otras buenas opciones para la piel son el Geranio, Helicriso y Rosa, que son los que incluye este serum de Clarins.

¿No te apetece ponerte a hacer tu cosmética casera? No pasa nada, en este artículo puedes encontrar otras buenas opciones de serums naturales y eficaces para la cara. Uno de los que más me gustan es el serum de Nezeni Cosmetics